Etiquetas

martes, octubre 03, 2006

Copine


No recuerdo cuándo te conocí. Ni creo que te recuerde en los primeros días en los que compartíamos intereses comunes por la psicopedagogía. Intereses que iban a ser decisivos para llegar a ser mi copine. Pero hubo un email. Una llamada de atención y te colaste como quien no quiere la cosa. Y sin darme cuenta estabas en el Gabinete. Qué sutilmente traspasaste el umbral y con qué fuerza. Desde ese primer día me atrajo tu ímpetu. Yo no quería más gente en el Gabi, pero tú no fuiste gente, te convertiste en la copine: trabajadora, inquieta, curiosa (beti arakatzen), infatigable, ... Me llovían emails, se evaporaba la tinta, las fundas se desvanecían con inusitada velocidad. Eras tú. Han pasado unos meses y no has cambiado un ápice. Lo que desaparecía sigue desapareciendo, pero de manera más ordenada. Sigues demandando... y dando. Sí, te entregas con la fuerza adolescente, emprendes cada nuevo proyecto con el interés de quien todo lo quiere saber y, a veces, sólo a veces, cuando algo no te sale bien, sabes lograr la comprensión, mi comprensión, con un sencillo: "soy humana, a veces cometo errores". Sigue siendo humana, copine. Por lo menos hasta que me quede una leve sonrisa con la que poder responderte diciéndote: ¡Qué grande eres, pequeña!Con todo mi cariño y admiración. Copain